Fundación PILARES

para la autonomía personal

Apoyamos la dignidad a lo largo de la vida
mediante la innovación, el conocimiento
y la cooperación.

 
Miércoles, 20 de septiembre de 2017 - 20:14

15 de junio, Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez


fotografía del rostro una mujer mayor

El maltrato a las personas de edad avanzada, un tema tabú, subestimado y desatendido

"Las investigaciones indican que la edad, el género y la dependencia aumentan los riesgos de abusos y que las mujeres sufren las peores consecuencias. En este Día, las Naciones Unidas se suman a asociados de todo el mundo para organizar actividades centradas en la búsqueda de soluciones. Hago un llamamiento a todas las personas para apoyar este esfuerzo. El lamentable delito del maltrato de las personas de edad suele ocurrir en entornos privados y reservados, por lo que una respuesta pública explícita resulta mucho más importante. Fortalezcamos nuestra determinación de poner fin a este problema como parte de nuestros esfuerzos más amplios por crear una vida digna para todos."

Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon,
15 de junio de 2015.

El 15 de junio Naciones Unidas celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Esta fecha representa el día del año en el que todo el mundo expresa su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores. El "maltrato" no es únicamente violencia física, si no cualquier tipo de vejación, humillación, increpación física, verbal o psicológica que se ejerce sobre la persona de edad avanzada. Es importante señalar esto, ya que muchas veces se asocia este fenómeno a abusos físicos, cuando la realidad es que es más frecuente el maltrato psicológico. Además, conviene recordar que las personas mayores son especialmente vulnerables a los abusos económicos, es decir, al uso inadecuado de sus fondos y recursos para miembros de la familia u otros cuidadores.

En un mundo en el que la población mayor de 60 años se duplica, pasando de los 900 millones en 2015 a unos 2000 millones en 2050, son cada vez más numerosos los casos de maltrato que sufren personas de edad avanzada. Así, la OMS estima que cerca de una de cada 10 personas mayores ha sufrido malos tratos en el último mes. Naciones Unidas, por su parte, arroja una cifra que muestra la magnitud mundial del problema: entre el 4% y el 6% de las personas mayores de todo el mundo han sufrido alguna forma de abuso y maltrato. En España, según el INE, en 2006 sufrieron agresiones o lesiones el 1,27% de los hombres entre 65 a 74 años y el 2,73% de las mujeres de esa misma edad, y el 1,01% de los hombres de 75 y más años y el 0,87% de las mujeres de esta misma edad.

El maltrato a las personas de edad avanzada suele pasar inadvertido y la mayoría de personas maltratadas lo sufren en silencio. En nuestro país sólo se denuncia el 10% de casos.  Tras esta realidad nos encontramos aspectos culturales, y es que incluso a día de hoy, una parte de la sociedad considera este problema como un asunto esencialmente privado. Además, es muy habitual que la persona maltratada depende económica y emocionalmente de su maltratador.

El reconocimiento de la existencia de este drama es un fenómeno reciente. No entra en la agenda de Naciones Unidas hasta que se aborda durante la II Asamblea Mundial del Envejecimiento que tiene lugar en Madrid en 2002.

Sin embargo, día a día crece la toma de conciencia por parte de la sociedad,  que ve en el maltrato a las personas mayores un problema de derechos humanos y salud pública. Se vislumbran importantes avances en regiones como América Latina, donde en 2015 se aproba la “Convención Interamericana sobre la protección de los derechos humanos de las personas mayores”, un tratado vinculante que busca proteger y promover los derechos de las personas mayores.

En nuestro país podemos destacar la aprobación a finales de 2006 de la Ley de Dependencia, que nace con el fin de promover la autonomía personal, y favorecer la protección y atención a las personas dependientes, y más recientemente, la presentación, en octubre de 2015, del “Marco de actuación para las personas mayores. Propuestas y medidas para fortalecer el ejercicio de los derechos de las personas mayores”. Un documento que pretende fortalecer el ejercicio de los derechos de las personas mayores y adaptarse a los retos del envejecimiento de la población, y que desarrolla una serie de orientaciones en materia de envejecimiento activo y solidaridad intergeneracional acordadas por Bruselas en 2012.

Pero, en contra de lo que suele aparecer en los medios, el trato inadecuado no solo se produce en el entorno familiar, sino que también ocurre en los centros y en la prestación de servicios profesionales.  ¿En la mayoría de las residencias  se tienen en cuenta las preferencias de las personas en su vida cotidiana, se respeta su autonomía en la toma de decisiones, se conoce como mantener su dignidad, se facilita el ejercicio de sus derechos…?


La Atención Integral y Centrada en la Persona, un modelo que defiende la dignidad y el buen trato a las personas mayores


La literatura científica da cuenta de cómo es habitual que la praxis profesional se desentiende en muchas ocasiones del respeto a la autodeterminación de las personas, tomando decisiones por ellas en lugar de garantizar su consenso y participación en los planes de atención y en el desenvolvimiento de las actividades del  día a día. Según la Red Internacional para la Prevención del Maltrato a las Personas Mayores (INPEA), entre el 3% y el 5% de las personas mayores que residen en sus domicilios sufren algún tipo de maltrato, y se triplica en el caso de las personas mayores que viven en instituciones, entre el 10% y el 15%.

Y es aquí donde cobra toda su importancia la necesidad de avanzar hacia un cambio de modelo de atención que ponga de verdad a las personas en el centro y que sean los derechos y su dignidad el eje sobre el que pivotan las intervenciones. El modelo de Atención  Integral y Centrada en la Persona (AICP), que es el que se defiende y promueve desde la Fundación Pilares para la Autonomía Personal, es un camino para avanzar en el buen trato a las personas mayores.

En este mismo sentido, el “Marco europeo de calidad para los servicios de cuidados de larga duración”, elaborado por las coaliciones que se integran en el Proyecto WeDO, plantea también que la atención a las personas mayores sea integral y esté centrada en la persona.

Pero, ¿cómo podemos plantar cara al maltrato?. Los expertos parecen estar de acuerdo en la necesidad de trabajar en una serie de líneas:

  • Sensibilizar a la sociedad sobre el problema, para tratar así de romper con el silencio que rodea a este fenómeno.
  • Diseñar protocolos que favorezcan la detección temprana de los malos tratos por parte de profesionales de la salud y servicios sociales
  • Incidir en las formas de buen trato en el ámbito familiar y en contextos comunitarios.
  • Capacitar a los profesionales asistenciales para que puedan hacer frente a los casos de maltrato a las personas mayores.
  • Difundir e implementar un modelo de atención integral y centrada en la persona (AICP)
  • Favorecer la investigación y la mejora del conocimiento sobre este fenómeno. Principalmente en el caso de las mujeres, donde parece estar aún más oculto.

Para avanzar en este sentido, desde Fundación Pilares os ofrecemos nuestra sección de "Materiales Útiles", contenida en nuestra web, en la que hemos reunido la documentación más destacada sobre derechos y buen trato hacia personas mayores que os invitamos a consultar aquí.

Jornada Buen Trato y Atención Integral Centrada en la Persona


La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su Resolución 66/127, designó el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. En conmemoración de ese día, organizamos esta Jornada para reflexionar sobre el modelo Atención Integral Centrada en la Persona, un enfoque de atención que respeta la dignidad en los cuidados y se centra en el buen trato.

La Fundación Pilares para la Autonomía Personal, conjuntamente con el Máster en Atención Sociosanitaria a la Dependencia, la Sociedad Valenciana de Geriatría y Gerontología y el Colegio Oficial de Psicólogos de Valencia celebran el próximo 16 de junio en Valencia, la I Jornada Buen trato y Atención Integral Centrada en la Persona.

Este encuentro tiene como objetivo favorecer un mejor conocimiento sobre el enfoque de la Atención Integral Centrada en la Persona en nuestro país ante la necesidad de innovar y desarrollar cambios en los recursos de atención a las personas que tienen una situación de dependencia y requieren cuidados de larga duración, en su domicilio o en centros residenciales.

En el marco de esta jornada tendrá lugar la presentación del nuevo número de la colección Estudios de la Fundación Pilares, elaborado por Teresa Martínez Rodríguez, “La atención centrada en la persona en los servicios gerontológicos. Modelos de atención y evaluación”, una publicación en la que se comparte la amplia revisión teórica realizada por la autora con motivo de su tesis doctoral.

Cabecera de la Jornada Buen Trato y Atención Integral y Centrada en la Persona

Noticias relacionadas



Ir arriba



© 2011 Fundación Pilares