Definición de buenas prácticas para esta red

Se consideran Buenas Prácticas, desde el planteamiento de esta Red, aquellas experiencias y actuaciones innovadoras, sistematizadas y documentadas que, aplicando formas de intervención coherentes con el modelo, se orientan a la consecución de mejoras en todos los ámbitos de la calidad de vida y el bienestar de las personas que requieren apoyos, salvaguardando su dignidad, derechos, intereses y preferencias y contando con su participación efectiva. Es decir, iniciativas encaminadas a la implantación y/o perfeccionamiento del Modelo de Atención Integral y Centrada en la Persona, que puedan constituirse como referentes para servir de orientación o replicarse en otros contextos.

Las Buenas Prácticas pueden referirse a cualquiera desde los ámbitos en los que se aplica el Modelo AICP:

logo modeloyambiente color 01 1
  • Servicios o programas de atención e intervención
  • Productos de apoyo y TIC.
  • Diseño y actuaciones ambientales y arquitectónicas
  • Trabajo comunitario y participación social
  • Innovaciones y desarrollos organizativos, metodológicos y profesional
  • Acciones de comunicación
  • Generación de conocimiento: Investigación, evaluación, publicaciones, …

Criterios guía para la identificación de BBPP

La metodología a seguir para identificar las BBPP consiste en valorar la coherencia de las experiencias presentadas con el Modelo de Atención Integral y Centrado en la Persona. Por ello, las entidades que quieran adherirse a la Red deben justificar cómo la experiencia o iniciativa presentada se adapta al criterio de pertinencia al Modelo, en función de cada uno de los principios que lo componen, así como a los criterios complementarios que los hacen posibles y facilitan la consideración de la experiencia como Buena Práctica.

Criterios de Pertinencia

Se consideran buenas prácticas aquellas iniciativas congruentes con los principios del modelo de Atención Integral y Centrada en la Persona. Para ello, tienen que cumplir con los principios del modelo:

N

Autonomía

Se promueve la capacidad de autogobierno de las personas y su derecho a tomar sus propias decisiones acerca de su plan de vida, así como a que sus preferencias sean atendidas, también cuando presentan situaciones de gran dependencia, pudiendo hacer elecciones entre diferentes alternativas.

N

Individualidad

Se reconoce que cada persona es única y diferente del resto, por tanto, las actuaciones responden a criterios de personalización y flexibilidad.

N

Independencia

Se reconoce que todas las personas poseen capacidades que deben ser identificadas, reconocidas y estimuladas con el fin de que, apoyándonos en ellas, se puedan prevenir o minimizar las situaciones de discapacidad o de dependencia.

N

Continuidad de atención

Se reconoce que las personas deben tener acceso a los apoyos que precisan de manera continuada, coordinada y adaptada permanentemente a las circunstancias de su proceso.

N

Integralidad

Se contempla a la persona como un ser multidimensional en el que interactúan aspectos biológicos, psicológicos y sociales entendidos como una globalidad a la hora de actuar con las personas. Para garantizar la actuación óptima en todos estos ámbitos, el conjunto de recursos sociosanitarios y de otros sectores deben planificarse, diseñarse y organizarse, no con el eje puesto en los servicios, sino girando alrededor de las personas para que la atención y los apoyos llegan de manera integrada a quienes los precisan.

N

Participación

Se reconoce que las personas tienen derecho a participar en la elaboración de sus planes de atención y de apoyo a su proyecto de vida. Y también a disfrutar en su comunidad, de interacciones sociales suficientes y gratificantes y acceder al pleno desarrollo de una vida personal y social plena y libremente elegida.

N

Inclusión social

Se reconoce que las personas deben tener la posibilidad de permanecer y participar en su entorno, disfrutar de interacciones positivas y variadas y tener acceso y posibilidad de acceder y gozar de los bienes sociales y culturales.

Criterios Complementarios

L

Innovación

Desde la experiencia se plantean cambios con respecto a los modelos tradicionales de atención o se cuestionan los enfoques clásicos relacionados con la imagen de las personas o con el modo de desarrollar intervenciones o actuaciones.

L

Transferibilidad

La experiencia contiene elementos y características que facilitan su generalización, replicabilidad o adaptación.

L

Trabajo en Red

Para el desarrollo de la experiencia se han establecido relaciones y acciones conjuntas con distintas entidades y agentes de la comunidad.

L

Perspectiva de género

La iniciativa considera de forma transversal y sistemática las diferentes situaciones, condiciones, aspiraciones y necesidades de mujeres y hombres, incorpora objetivos y actuaciones específicas de género, o contempla su impacto por género (personas destinatarias y profesionales).

L

Evaluación y resultados

 La experiencia cuenta con un sistema de evaluación y medición de resultados sobre: Efectividad y cumplimiento de objetivos, Impacto social, sostenibilidad y viabilidad técnica y económica.

 

 

Catalago de Buenas Prácticas

La Red Modelo y Ambiente es un proyecto de la Fundación Pilares para la Autonomía Personal mediante el que pretendemos recopilar, sistematizar y divulgar Buenas Prácticas (BBPP), coherentes con alguna de las dimensiones relacionadas con el modelo de atención integral y centrada en la persona y dirigidas a incrementar la calidad de vida de personas en situación de fragilidad, discapacidad o dependencia.

premios2020
Share This
Red de Buenas Prácticas Red de Buenas prácticas
Ir al contenido